martes, 30 de diciembre de 2008

Crepúsculo, de Catherine Hardwicke


El acierto (la astucia, voluntaria o no del guionista) estructural de Crepúsculo es retrasar el momento del beso entre los protagonistas de esta historia de amor. Esto permite el desarrollo de la relación sentimental sin la habitual forma abrupta e inverosímil del cine de Hollywood. Además, puesto que se tiene el sentido común de mantener un único punto de vista, el del personaje de la chica, la información se dosifica a través de ella; es su curiosidad la que guía y acompaña la curiosidad del espectador, implicándonos en el recorrido. Y claro, a qué niñata de 14 años no le gustaría un Ken como el vampiro caravaca este de novio, ¿en? Entre los defectos hay que destacar los pésimos efectos especiales (esos saltitos de árbol en árbol cual ardilla voladora, rediós), el maquillaje (de repente la cosa parece una fiesta de travestis) y las dos o tres trampas inevitables en el guión. Entretenida en su mayor parte, Crepúsculo hace honor a su título y pierde luz conforme avanza, arrastrándose por el suelo cual reptil cuando aparecen los malos de la película y todo se convierte en carreras y peleas. Por supuesto, la cosa termina preparando la segunda parte. Tardará mucho en salir el sol.

lunes, 29 de diciembre de 2008

Ultimátum a la tierra, de Scott Derrickson


Lo peor es que el impertinente francoparlante (tenía que ser filofranchute el nota) tenía razón; un individuo con ganas de impresionar a su ligue gabacha expresó su innecesaria e inoportuna opinión sobre esta película justo detrás de mí mientras compraba las entradas en la taquilla del Avenida (a veces pago el cine, lo reconozco). Y en efecto, esta revisión del clásico homónimo de Robert Wise es más bien un despropósito narrativo. Inserto aquí, en homenaje a Coque, un recuerdo más de la Ecam; podría decirse de Ultimátum a la tierra lo mismo que Gonzalo, un compañero de clase en la Escuela, decía de mi guión de segundo curso: un huy huy* excremento narrativo. Ultimátum a la tierra es una aburrida e insípida sucesión de escenas que, al contrario que las palabras en una frase, no expresan nada. La película tiene un prólogo explicativo inútil y el punto de vista se reparte, recurso rara vez efectivo, entre Klaatu, bien interpretado por un Keanu Reeves más viejuno, la científica, una Jennifer Connelly algo sosa, y por supuesto los diferentes representantes militares y gubernamentales. Lo primero que pasa cuando llega Klaatu es que los militares rodean con sus tanques y sus hummer la nave. Empieza a parecer ridícula toda esta parafernalia repetida una y otra vez en el cine estadounidense. Reflexión aparte merecería el pánico y el miedo que hay detrás de tan poderoso y exagerado despliegue bélico. A partir de ahí, el desorden y la confusión, la nada en definitiva. Como diría el Alvarito, "vaya huy huy* rollo".
_
* Mi natural timidez me impide transcribir ciertas expresiones que forman parte del más vulgar de los coloquios, dejo pues a la vasta imaginación del lector la sustitución de estas interjeciones por vocablos sin duda más contundentes y sonoros.

sábado, 27 de diciembre de 2008

los estrenos de la semana

Australia
El lince perdido
Prime time
Romanzo criminale
The Spirit

Uno se va por ahí una semana y no hay nadie que se encargue no ya de aportar alguna opinión, sino de simplemente de actualizar esta sección... ¡panfletos!

sábado, 20 de diciembre de 2008

de guionistas y guionistas

En www.espacioblog.com/elguionistahastiado he encontrado este fragmento (y su correspondiente traducción) de una serie de televisión de los EEUU. Está claro que son los jefes en esto del audiovisual, y esta es una demostración. Sobre los guionistas españoles siempre pesa el sambenito de que son más malos que pegar a un padre, pero, aunque podría apoyar esa afirmación en un 50%, creo que de vez en cuando hacen cosas buenas. El otro día por ejemplo escuché en una serie española: "ese sitio (al que me quieres invitar) no se merece ni que me invente una excusa", réplica que me parece ingeniosa (si no está plagiada, que también es una característica muy arraigada en el audiovisual español). No obstante, el día que un guionista español (y un productor de verdad) se atrevan a hacer algo como The big bang theory (maltratada, condenada al ostracismo y finalmente anulada en Neox) me haré musulmán.



(traducción)
- Así que.. ¿qué ha pasado?
- ¿A qué te refieres?
- ¿Por qué te pusiste raro cuando te metí el dedo en el culo?
- Retrocedamos... ¿Por qué me metiste el dedo en el culo?
- No lo sé. Llevamos cinco años casados...
- Nunca lo habías hecho.
- Bueno, la gente a veces lo hace.
- ¿Ya lo habías hecho?
- Sí, muchas veces.
- ¿En serio?
- Claro. Soy enfermera, tonto. Se lo hago a mis pacientes. Y hoy lo estaba haciendo y pensé: "Quizá a Louie le guste".
- Pues no es así. Así que, por favor, no vuelvas a hacerlo, ¿vale?
- Bien, entonces no quieres que nada entre en tu culo... pero quieres meter tu polla en el mío.
- Un minuto, ¿quién ha dicho eso?
- ¿A qué te refieres?
- ¿No es cierto que todos los hombres fantasean con tener sexo con las mujeres por el culo?
- Yo no lo hago.
- ¿En serio? ¿No?
- No, nunca lo he entendido. Estás a un milímetro del mejor lugar de la tierra... ¿Por qué alguien querría meterse en el culo reseco de alguien?
- Ah, muy bien, ahora estás criticando mi culo.
- Seguramente está bien. Ni siquiera lo he visto.
- Sí, bueno, pues deberías.
- ¿Por qué?
- Porque soy tu esposa. Deberías ver mi culo. Deberías conocer todo lo mío. ¿Y si necesitaras identificarme?
- ¿Quieres decir.. si tuvieras un accidente donde tus dientes fueran destruidos pero tu culo sobreviviera?
(Ella le mira enfadada).
- Muy bien, de acuerdo, echaré un vistazo. Dios...
(Ella se pone a cuatro patas. Él lo observa interesado. Tal vez se anima.)
- Pues...
- Eso nunca va a pasar.

viernes, 19 de diciembre de 2008

jueves, 18 de diciembre de 2008

Superheroe movie, de Craig Mazin



Hace siglos, en el programa de radio, dedicábamos una breve sección a recomendar las películas que las cadenas de televisión habían programado para esa semana. Normalmente en Antena 3 ponían una a la que me refería como la "tontorrona", comedias románticas o de corte travieso como esta Superheroe movie, y normalmente las veía porque, tontuno como es uno, pues eso... Superheroe movie es desde luego una de esas pelis tontorronas de lunes por la noche. Trazo grueso, escenas cómicas previsibles y alguna que otra ocurrencia ingeniosa con la que comerse las palomitas tranquilamente. Lo mejor es la imitación de Tom Cruise y la caricatura de los más reconocibles personajes del género de superhéroes.

martes, 16 de diciembre de 2008


Siguiendo con esta tontuna melancólica y retrospectiva que me ha entrado con la Ecam (querido Coque) dejo una muestra más de lo buena que les salió la octava promoción, al menos en la especialidad de guión (soy la excepción que confirma la regla). Ahí tenemos a Paula, una chica estupenda, encargándose de enderezar los entuertos que cometen los guionistas de esta serie. Por cierto que la gemela que no sale en esta imagen también estudió en la Escuela.

viernes, 12 de diciembre de 2008

jueves, 11 de diciembre de 2008

Red de mentiras, de Ridley Scott


Cuando una película se fabrica según unos patrones convencionales es raro que consiga entusiasmar al espectador. Lo normal es que le aburra, como en este caso. Y es que, en cuanto empieza, te hueles de qué va, cómo se sucederán los acontecimientos y cómo acaba. Uno de los detalles que delatan cómo de típica y reconocible es la historia es que al héroe no hay forma de cargárselo, pues su aura mítico desvia los misiles y las balas hacia sus sucesivos ayudantes, pobres mortales. Lo mejor, por destacar algo de entre el montón anodino que es esta cinta, es el encuentro entre DiCaprio y Golshifteh Farahani, la enfermera que vacuna y cura las heridas del niñato del Titanic. La historia se bifurca entonces y muestra brevemente la tensión social que la relación entre la chica (la actriz y su personaje son iraníes) y Leonardo provoca en la capital jordana, principal escenario de la acción. Aparte de eso, es divertidamente inquietante pensar que las cosas que pasan en el mundo ocurren por el mandato de un yanqui con manos libres en el teléfono que mientras lleva los niños al colegio o se prepara el desayuno (lo malo de ese trabajo es la diferencia horaria) ordena la ejecución de operaciones militares o de espionaje en cualquier parte de la periferia del imperio. Y de cómo todo lo que sale en televisión y nos creemos no es más que pura mentira. Y sí, es Axl Rod el que canta al final, puf.

viernes, 5 de diciembre de 2008

Mein Ecam*

En homenaje a mi amigo Coque, que siempre que nos vemos me pide que le cuente mis aventuras en la Ecam, voy a dejar constancia en este blog de cine de algunas noticias recientes sobre los trabajos de los que formamos parte de la Octava Promoción de la Escuela, pues somos unos tipos talentudos... son, mejor dicho. La fuente informativa y gráfica es promocionecam.wordpress.com, que realiza Ismael Martín, carismático líder del Gran Gran Gran Cinemaclub Doctor Caligari en su primera etapa.

Por ejemplo, la imagen siguiente corresponde a La habitación de los abrigos, finalista en el concurso Una década de besos azules, un cortometraje dirigido por Nerea Madariaga y escrito por Nerea y mi compañera de clase Valentina Viso, excepcional criatura y una mente extraordinaria. Si tenéis oportunidad de ver el corto prestad atención los títulos de crédito iniciales.



Este muchacho, al que le gustará oír que esta foto me recuerda a una de Truffaut en el rodaje de Los 400 golpes, es Alain Lefebvre, que aun siendo francés y fan del mencionado don François, me cae muy bien. Además, era de los pocos que me hablaba en la Escuela. El cortometraje que dirigió como práctica final, Mi hermano, ha obtenido el Premio al Mejor Actor en el Festival Internacional de Cine sobre Discapacidad celebrado en Collado-Villalba.



Mi amigo Coque se alegrará de saber que el Festival Internacional de Escuelas de Cine de Túnez ha otorgado a la Ecam el Special Jury Award, the Tahar Cheriaa Award, que reconoce a la mejor escuela del festival, por la calidad de los trabajos seleccionados en la sección competitiva.

Y finalmente, pero no por ello menos importante, todo lo contrario, Alauda Ruiz de Azúa, directora y guionista de Clases particulares, multigalardonada práctica final que acaba de conseguir el Premio del concurso Una década de besos azules.

* Mein Ecam es el ingenioso título de un fancine que, es justo decirlo, se publicó en la Escuela a la sombra de otro, riguroso y sesuso do los haya, llamado Fuera de campo (obsérvese el sutil engarce de Ecam en la frase), y en el que servidora participó con entusiasmo y enérgico amor al arte. Si a alguien le interesa puedo pasarles una copia en pedeefe.

los estrenos de la semana

Bolt
Corazones rebeldes
Crepúsculo
La leyenda de Santa Claus
Mongol
Superfumados
Un gran día para ellas
Buscando un beso a medianoche
Dos polis en apuros
Olentzero y la hora de los regalos

Sin novedad (apetitosa) en el frente. Además, dos películas preestrenadas en el SFCE. Todo esto y más el domingo a las diez en el programa de radio.

jueves, 4 de diciembre de 2008

Outlander, de Howard McCain


Dios nos ha hecho este regalo por partida doble; esta es su encarnación en la forma anglosajona de Sophia Myles. En España se le conoce como Marta Hazas.

Aparte de la presunta inexactitud histórica en ciertos detalles que han causado viva polémica entre los que hemos visto la película (especialmente la presencia de un monje en la tribu vikinga), Outlander no deja de ser una nueva versión de una estructura narrativa que ya conocemos de sobra. Pero eso no es lo que la convierte en una historia mediocre, sino la duplicación de esa misma estructura y de la molesta inclusión de los odiosos flash backs a los que recurren los guionistas para rellenar los huecos que su imaginación y oficio deberían completar. Flash backs y música son los parches predilectos del escritor al que se le agota la historia una vez se sobrepasa la mitad de una película, pueden comprobarlo con sus propios ojos. El doblaje, de nuevo, nos juega malas pasadas y aniquila algunos de los detalles, o todos, por qué no decirlo.

viernes, 28 de noviembre de 2008

jueves, 27 de noviembre de 2008

Bella, de Alejandro Gómez Monteverde


Monteverde, debe ser por su origen mejicano, sigue la estela dramática (en el sentido más superficial de la palabra) de su compatriota Iñárritu, por ejemplo, y nos suelta esta tragedia a mayor gloria de la alianza de civlizaciones, ejem. En realidad no está mal, cierto que hay dos o tres escenas, especialmente los flash (backs y forward, este incomprensile e inoportuno), que molestan un poco... o mucho, pero se deja ver si uno se siente generoso. No obstante, mi único deleite con Bella es pensar en lo mal que lo habrán pasado los mercenarios del doblaje, esos impostores, con una película hablada a partes iguales en inglés y español. Estoy por tragármela doblada (hey... me ha salido sin querer) sólo para quedarme a gusto ante semejante ridiculez. Mientras la veía pensaba ¿por qué todo ha de hacerse tan dramático?; si sustraemos al público la subtrama a base de recuerdos del protagonista (que vuelvo a repetir, NO es mi hermano) la película quedaría igual, aunque eso sí, más corta, y claro, a eso lo llamaríamos cor-to-me-tra-je. En fin.

martes, 25 de noviembre de 2008

Aúpa Koldo


Bueno, al final no lo ha hecho solo, pero como le conozco, si algún mérito hay será en gran parte por su culpa, y los defectos, por la de los otros, ¡hombre, por dios!

domingo, 23 de noviembre de 2008

Asfixia, de Clark Gregg


Amparada bajo la etiqueta "del autor de..." (en este caso, El club de la lucha), se estrena esta comedia agria del principiante Gregg, un actor secundario que habremos visto alguna que otra vez. Con alguna que otra trampa en el guión y el estilo propio de los que, antes que cineastas son gente que hace películas, es decir, incapacidad para salir del primer plano y explicar las cosas con algo más de ingenio y destreza cinematográfica, Asfixia aburre durante gran parte de su longitud, y aunque tiene un par de cosas interesantes para nada es la fascinante paranoia que Fincher (este sí es un cineasta) adaptaba de otra de las novelas de Palahniuk. Y tampoco es justo compararlas pues distintas son, pero...

viernes, 21 de noviembre de 2008

los estrenos de la semana

Amateurs
Appaloosa
Asfixia
El Greco
Las tierras altas
Leonera
Quantum of solace
Pesadilla antes de Navidad
Spinnin'

Segundo programa sin la presencia de nuestros emigrantes. Supongo que discutiremos la "limpieza" de la encuesta que ha ganado Mariano con el rollo godardiano de La chinoise.

domingo, 16 de noviembre de 2008

SFCE. Conclusión.



Se acabó. El Giraldillo de Oro se lo han dado a Back Soon y el de Plata a La hermana de Katia. Gomorra ha recibido el Premio especial del Jurado y el Gran premio del público se ha concedido a Bienvenidos al norte. La madre consiguió el Giraldillo de Oro de Documental, Il Divo el premio Eurimages y Andrzej Wajda el Premio especial por su trayectoria profesional. De las premiadas sólo he visto La hermana de Katia y desde luego no estoy de acuerdo con la decisión del jurado, pero... el año que viene más. La quinta del SFCE (la segunda a la que asisto) ha sido una edición tibia, mediocre, sin una película que destaque o tenga un valor especial. En la programación se han colado películas que no deberían estar en este festival, ya sea por su nula calidad cinematográfica (Tengo que dormir, ángel mío o Tres historias en vela) o por su carácter de "producto convencional" (Bathory, Espías en la sombra, Katyn, Un gran día para ellas, Il divo o Gomorra, entre muchas otras). Creo que la idea de ofrecer un panorama más o menos amplio sobre el cine que se hace en Europa es bondadosa, pero las coproducciones a lo Hollywood se deberían dejar para las salas comerciales y alimentar el festival con aquel cine que será de difícil distribución en España, sobre todo en Sevilla, y de películas con tendencias experimentales o de autor, como la recomendable Soy de Titov Veles o Snow, de filmografías más oscuras y por tanto, con acceso imposible.


El chico de la foto es Tom Schilling, protagonista de la agradable comedia alemana Robert Zimmerman wundert sich über die Liebe (algo así como Robert Zimmerman se ve sorprendido por el amor). La mano sobre su hombro pertenece al director, Leander Haußmann. Como soy algo faltuscón, creí que a Marta sólo le interesaba aparecer con el muchachito, así que encuadré de esta forma. Después de algunos azotes e improperios verbales (merecidos a todas luces), Marta, la famosa afroamericana, fue tan generosa que me puso mercromina en las múltiples heridas y hasta me dio un consejo profesional que jamás olvidaré. Gracias. El año que viene será mejor. Espero...

jueves, 13 de noviembre de 2008

SFCE

Algunos pensarán que los franceses le han hecho algo a mi madre, pero es que no puedo con ellos (cinematográficamente). Ayer (el 12 de noviembre, que a estas alturas de Festival ya no sé ni por qué llevo calcetines) asistí a la proyección de Tout est pardonné... lo único que voy a decir es que la miserable y exigua satisfacción que procura esta memez intelectualoide gabacha (otra más, señor Tom), típica tópica en plan "nos sentamos y hablamos y demostramos que leemos y somos cultos franceses" y que tiene que explicar cuánto tiempo pasa entre escena y escena y machacar las cosas dos veces es reencontrarse con el poeta escuálido de Antes del amanecer. Punto. Por lo demás y haciendo recuento, el chiste cinematográfico en forma de película que el comando "Von Trier" construye con The early years of Erik Nietzsche, con guiño cachondo al final (por ser tan fatigas os perdéis los títulos de crédito, chincha) me parece interesante, La batalla de Haditha es escalofriante (por lo locos que están unos y otros y lo difícil que parece que todo eso se restañe sin dejar cicatriz) y My father, my lord es una curiosa pero torpe propuesta israelí a la que se le puede echar un ojo (curioso... el ojo). Sin mucho entusiasmo mencionaré Cerezos en flor, la última de Doris Dörrie, a la que, y esto empieza a ser una plaga entre nuestros autores europeos, le duele mucho cortar donde debe y claro, luego pasa lo que pasa, que lo que puede estar bien en 90 minutos (o menos) se estropea en 120.
Entre las bobinas a echar al fuego (exagerando un poco) tenemos Tres historias en vela, cuyos sonrientes factores aparecen en la imagen; Tomislav Radic (el muchacho sentado) y Rosana Pastor, actriz que nos ha dejado muy clarito en la rueda de prensa que es valenciana, che. Lo que también ha quedado muy clarito y me ha reconocido el director con un simple y rotundo "sí" a la pregunta de un servidor es que a esta tontuna croata (y van dos, a estos se les da mucho mejor el baloncesto) le sobran dos tercios de la misma y que como mucho la cosa da para un corto.


Antes de la croata nos las vimos con la alemana, cuyos protagonistas aparecen en la siguiente imagen; En el séptimo cielo (imaginativa traducción de Wolke 9 -nube 9-). Se trata de una historia de declives, del amor en el declive de la vida y del declive de la propia historia conforme avanza el metraje. Eso sí, la foto muy bonita (...ejem, me refiero al estilo fotográfico de la peli).


Y estos dos rubicundos finlandeses, actriz ella, Outi Mäenpää, y productor él, vinieron a presentar Black Ice, historia de celos y venganzas sentimentales en los incomparables paisajes de la gélida Finlandia. Pero vamos, que la cosa quedó como en una película de Antena 3 un domingo después de comer.


Me voy a dormir, ¡dejarme vivir!... (en un cine, plis)

miércoles, 12 de noviembre de 2008

SFCE

En la mediatriz del Festival, y después de haber visto casi veinte películas en estos cinco días, se puede empezar a hacer un balance del estado cinematográfico de Europa, pero lo dejaremos para el final, como corresponde. Lo que sí voy a mencionar es la peor película sin duda, escrita por esta señorita croata que responde al nombre de Tatiana Acimovic, titulada Tengo que dormir, ángel mío, una de las peores chapuzas que he visto en mucho tiempo y a la que este Festival le ha dado una gloria inmerecida y excesiva incluyéndola en su programación.




Acabo de enterarme que es la segunda película del director, Dejan Acimovic... pues sigue sin aprender a hacer cine. Y hablando de malas películas, la segunda en la clasificación va a ser La hermana de Katia, de Mijke De Jong, basada en el libro del español Andrés Barba. He aquí a la pareja (artística):

(borrosos como lo es su película).


A resaltar hasta el momento Los Karamazovs, Soy de Titov Veles (esta te la recomiendo, Paula) y sobre todo, La ola. Seguimos a la espera de esa película que, sin llegar a ser despampanante, al menos alcance las cotas cinematográficas de Andalucía el año pasado.

Sevilla Festival de Cine Europeo

De haber sido personas responsables, las fotos de la inauguración aparecerían desde el viernes, pero, personalmente, estoy inmerso en una placentera espiral en la que no hago otra cosa que dormir y ver películas (obviando otras necesidades biológicas que no es elegante mencionar). Así pues, y siendo fiel a la tradición "deconstructivista" de la divisón disidente de Cineclub, Flexible, estas són las imágenes de la inauguración.


El Sr. Boráu, cuya filmografía se está revisando en el Festival.


Silvia Marsó, impresionante.


Franco Nero, que recibirá el homenaje del Festival, y su nieto (Franco Nero es el de la izquierda).


Nazaret Jiménez, de la serie Cuéntame, a la que tuve que preguntar "y tú de quién eres" porque no la conocía de nada (yo no veo españoladas, hombre ya).

domingo, 9 de noviembre de 2008



Aunque debería colgar ya las fotos de la inauguración del Sevilla Festival de Cine Europeo (en adelante SFCE) y las críticas de las películas vistas, no puedo resistirme a enseñar esto en una edición especial de "El cortometraje de la semana" de lo que sin duda es una muestra genial de nuestro dúo cómico más celebrado. Por supuesto, lo hago con todo el cariño y la admiración del mundo y, por qué no, una pizquita de envidia. Más información en moleskinefools.blogspot.com.

viernes, 7 de noviembre de 2008

Max Payne, de John Moore


Macs Pein es capaz de volar, a Macs Pein nunca se le acaban las balas, y además repele la de sus enemigos, que, nerviosos ante su presencia, pierden la puntería, Macs Pein puede hacerse invisible, Macs Pein tiene un amiguito policía que se llama Bravura, Macs Pein habla con los muertos, o al menos escucha la voz de su mujer que le dice desde el más allá; "todavía no, Macs", y entonces Macs Pein, que aguanta la respiración bajo el agua helada cual narval, abre los ojos y vuelve a la carga en su infatigable búsqueda de venganza. Macs Pein tiene unos títulos de crédito muy chulos de primeros planos de pistolas y balas que son tela de guay... ¡yo quiero ver ya la segunda parte de Macs Pein!, anunciada por un epílogo que todo el mundo se pierde porque no aguanta hasta el final de los letreritos. ¡Viva Macs Pein!... y es que, si no te lo tomas a cachondeo, uno debería meterse en la pantalla para que le alcanzara uno de los muchos tiros que hay a ver si así termina el tormento de esta hamburguesa para imbéciles que se llama ¡¡¡MAX PAYNE!!! (con estruendos metálicos al pronunciar cada sílaba).

los estrenos de la semana

Bella
Cenizas del cielo
JCVD
Misión en Mocland
Nosotros alimentamos al mundo
Red de mentiras
Una amistad inolvidable
Un rockero de pelotas
El infierno vasco
El somni
Nadar

... pero a quién le importa: ¡habemus festival de cine! (y nuestros dos pardillos en Londres, si es que...)

martes, 4 de noviembre de 2008

Quemar después de leer, de Joel y Ethan Coen


Al final de la película un personaje dice "¿qué hemos aprendido?", y con el carpetazo al dossier del asunto Cox se cierra esta tarde tonta de los Coen. Al final de la pelicula uno se pregunta "¿qué he aprendido?", y la respuesta es "nada". Quemar después de leer es tan triste e insípida, tan pusilánime y artificial que no me produce siquiera las ganas de escribir sobre ella con el cuchillo entre los dientes. Los Coen tienen una filmografía llena de numerosas mediocridades tan insípidas como esta, pero me temo que cuentan con el beneplácito "ideológico" de buena parte de la crítica, lo que los sitúa en una especie de pedestal de intocables al que todos debemos reírles las gracias. Si al menos la tuvieran... Lo único que se puede destacar (siendo generoso) es a Brad Pitt, ¡y se lo cargan a la mitad!, puf.

jueves, 30 de octubre de 2008

Reflejos, de Alexandre Aja


Tal como revela la imagen, el director de este producto parece buscar en el guión la respuesta a las preguntas que los actores le han formulado. Y no parece que lo tenga muy claro. Yo tampoco. Reflejos (es mejor el título original; Mirrors -espejos-) es una bonita idea corrompida y desnaturalizada por una carencia vergonzosa de lógica interna en su desarrollo. Si la hubiere, Aja ha hecho lo imposible por sustraerla al espectador, o es más torpe que un cochino amarrado por el rabo y no ha sabido expresarla. Entre trallazo y trallazo de la banda sonora para provocar el susto uno empieza a acumular preguntas sobre lo que está pasando, por qué pasa, quién hace que pase, por qué quiere que pase... hasta llegar a un punto final que, esta vez sí, es coherente con la historia pero que, merced a un detalle nimio, una cuestión de perspectiva especular para explicar que Kiefer Sutherland traspasa el espejo, se comete una nueva torpeza y se estropea. A Aja le ha interesado más lucirse con los efectos especiales, el montaje ruidoso y el detalle escabroso que contar (contar -relatar, narrar de forma inteligible- es la palabra clave, amigos míos) la inquietante, terrorífica y potente historia que pudo haber sido y no es. Eso sí, hay que reconocer a Reflejos la muy acertada y sorprendente inclusión de un arreglo de la pieza Asturias, de Albéniz, en el repertorio de la película, algo han hecho bien.

lunes, 27 de octubre de 2008

Sangre de mayo, de José Luis Garci


Por la participación en la producción de Telemadrid sospecho que las dos horas y media de duración de este "libro de texto con ilustraciones" sobre los acontecimientos del 2 de mayo de 1808 se convertirá en una entrega doble en la emisora de la capital nacional. Pues que lo disfruten, porque a los espectadores que no somos de la ciudad capitalina nos importan y nos aportan muy poco, por no decir nada, las constantes referencias a lugares de la ciudad madrileña o los giros lingüísticos y vocablos que por aquel entonces se usaren por esos lares. Más nos habría interesado que la "película" fuera algo digno de llamarse así; una historia de ficción, con todas las correcciones históricas que usted quiera, pero con personajes bien delineados, con un director que supiera dirigir tanto a los actores como a los figurantes (rediós, las escenas de masas, qué despropósito) y sobre todo un mínimo de sentido narrativo, cinematográfico especialmente. Por desgracia, lo que más le ha interesado al director y al guionista, euros por medio, es retratar con una precisión bastante miope (los decorados son de risa) una ciudad que ahora se ha convertido en un barrio de Quito.... esto... que ahora se ha convertido en una gran ciudad, a juzgar por el entusiasta epílogo de la película que por su provincianismo y ridiculez bananera nos remite a las encendidas y patrióticas diatribas de un tal Franco, un imbécil que murió en Madrid, por supuesto, hace siglos.

viernes, 24 de octubre de 2008

Death race, de Paul W. S. Anderson

Ver esta película es un privilegio. Y todos los que quieren formar parte del cine deberían hacer lo mismo, ya sea con Death race como con cualquiera de su calaña, porque es un privilegio que una película así consiga hacerte ver las cosas tan claras. No es que Death race no sea cine, que no lo es contestando a nuestro visitante Major Tom, es que es anticine. Sentado en la butaca, estupefacto (y muerto de risa) por lo que veía, iba inscribiendo en mi memoria las palabras que ahora traslado al texto escrito. El cine, entre otras muchas cosas, es un idioma, un lenguaje basado en la imagen y el sonido, aunque personalmente prefiero pensar que el sonido tiene poco que ver (el cine nació mudo y durante un par de décadas no necesitó hablar). Death race no es cine, es anticine: ocurre que estas películas (torpes, incoherentes, ininteligibles, ridículas, vergonzosas, nulas, ínfimas, miserables, brutas, para idiotas en definitiva) se basan en un lenguaje en aparencia cinematográfico, pero que es todo lo contrario. Ocurre en estas películas que el montaje "picadito" y la duración brevísima de cada plano impide la lectura de los mismos y aniquila la transmisión de información, característica fundamental de todo lenguaje. Así, uno se pierde en el espacio, no sabe qué ocurre, se confunde en una mezcla apabullante de imágenes ametralladas y ruidos amplificados. De esta forma, estas películas tienen que recurrir a la palabra oral para explicar qué demonios ocurre, para expresar lo que la planificación y el montaje CINEMATOGRÁFICOS deberían expresar en vez de esa colección de frases típicas, tópicos encadenados, estupides y ridiculeces hilarantes de la pena que dan, volviéndose así contra la propia naturaleza del cine, del lenguaje audiovisual.


¿Cuántas cámaras hacen falta para hacer una película digna de considerarse cine?, por lo visto, bastante más de la que necesitó el tal Anderson.

Tan ridículas llegan a ser algunas partes de esta forma de no-hacer cine que, en un alarde de involuntaria comedia, los montadores de sonido dejan oír cómo una pierna es triturada por unas cuchillas en medio del estruendo de la carrera de coches (es como si en Ben Hur se les hubiera ocurrido insertar, entre el ruido de los cascos de los caballos, la sutil quiebra de los huesos de Messala... para mearse). Al final de los créditos de la película se advierte a los espectadores (lo triste es que parece necesario hacerlo) de que las carreras se han filmado con especialistas que sabían lo que hacían con el volante en las manos, no vaya a ser que a algún tontaína de estos aficionados al perifollo ridículo de la parte más preciada de su anatomía (en compensación por la parte menos usada) les dé por montarse una carrerita entre Torreblanca y Nervión... para volver a mearse.

los estrenos de la semana

El cuerno de la abundancia
El gurú del buen rollo
El nido vacío
High school musical 3
Los años desnudos
Noches de tormenta
Transsiberian
La vida en rojo

Y además ya tenemos la programación del Sevilla Festival de Cine Europeo... noviembre ¡mola!

viernes, 17 de octubre de 2008

los estrenos de la semana

Camino
Corredor de fondo
Diario de una ninfómana
El abogado del terror
El reino prohibido
Max Payne
The women
Rh+, el vampiro de Sevilla
Encuentros en el fin del mundo
Questa notte è ancora nostra

El otro día reparé en ello: ¿cuánto ha durado Tiro en la cabeza en la cartelera hispalense? Haciendo un chiste fácil, la película de Jaime Pedante, quiero decir Rosales, es un verdadero tiro en la cabeza de su carrera, ¿no?

jueves, 16 de octubre de 2008

Esto, desde luego, no es cine


Cuando una película recibe la atención masiva que ha recibido El niño del pijama a rayas mi predisposición es casi siempre negativa, lo reconozco; afilo los colmillos y me siento en la butaca como una pantera entre los arbustos, esperando a saltar sobre la presa al menor descuido, pero es que El niño del pijama a rayas se merece que la despedace con toda la razón. No es una mala película, desde luego, y hasta tiene un par de planos interesantes y una de las mejores frases que he oído en mucho tiempo en el cine por su capacidad definitoria de un personaje y por su precisión informativa sin perder naturalidad; "huelen aún peor cuando se les quema", línea de diálogo que desvela la veta más interesante y por desgracia menos explotada de la historia, es decir, la relación entre la mujer del comandante del campo de exterminio y este; hasta qué punto el ciudadano alemán era consciente de lo que estaba pasando; cómo podía hacer oídos sordos y cómo podían mirarse a los ojos unos y otros. Por pura casualidad, el día anterior estuve viendo La zona gris, una visión del exterminio industrializado más exacta y verosímil que esta sentimentaloide (clembuterol a cascoporro, que diría mi amigo Gonzalo) y ñoña producción televisiva de la BBC, cuyo guión está repleto de trampas, engaños y giros forzados para lograr la complacencia de un público ávido de sentirse compasivo. El niño del pijama a rayas se une a fantasías pueriles como La vida es bella para contarnos el llamado holocausto de la peor forma posible, es decir, trivializando lo que para más de seis millones de personas, según los cálculos convencionales, fue algo de lo que ninguno de nosotros podremos hacernos la más mínima idea salvo que corramos la misma suerte que aquellos desgraciados. Al niño alemán, por cierto, lo gasean junto al del pijama al final de la película (porque al escritor y al guionista, que una vez más toman al espectador por imbécil, se les ha puesto en las narices).


Después de haber visto Wall-e no podía dejar pasar la oportunidad de echarle el ojo a esta muestra de la animación española, con la ingenua intención de comprobar el estado de salud de la misma. Pero comparar Wall-e con Espíritu del bosque es como comparar a Bach con El canto del loco, a Laudrup con Prosinecki, la Pepsi con la Coca-cola, en fin, es cometer una barbaridad peor que la de echarle azúcar a la mayonesa. Que un carpintero sepa construir un velero no quiere decir que lo sepa pilotar, y aquí se concentran los interminables defectos de este excremento; hacer animación no es sólo hacer animación. Y menuda animación: hace diez años, en los especiales sobre infografía de Metrópolis, se podían ver piezas de un minuto mejor hechas que Espíritu del bosque, una aburrida y estúpida gilipollez. No tiene guión, no tiene planificación, no tiene gracia, no tiene sentido, no tiene belleza, no tiene una miserable pizca de originalidad, es lo peor del mundo.

martes, 14 de octubre de 2008

Una pequeña licencia


Dedicado a los que hayan iniciado la temporada radiofónica de Cineclub con nosotros y además hayan tenido el delicioso privilegio de escuchar la cuña que nos anuncia en Radio Guadaíra, pero sobre todo y especialmente, con cariño, admiración y hasta un poco de envidia a nuestros intrépidos cinéfilos viajeros. Buen viaje y los mejores deseos de los que nos quedamos en el terruño.

lunes, 13 de octubre de 2008

los estrenos de la semana

Happy: Un cuento sobre la felicidad

La conspiración del pánico

Quemar después de leer

Santos

Sexykiller

Tres mujeres y un plan

Una conejita en el campus

Parece que no puede uno irse un par de días por ahí porque se viene el mundo abajo y nadie se ocupa de esta sección... en fin. Repasando los comentarios de entradas anteriores (porque uno hace estas cosas, al menos con las entradas recientes), veo que Major Tom ha propuesto una interesante pregunta que traslado con sumo gusto para que sirva de objeto de reflexión y debate. Mientras me pienso mi respuesta, me voy a comer una tortilla (a la francesa, sin rencores).

miércoles, 8 de octubre de 2008



Además de cine, este foro puede nutrirse de otras formas audiovisuales. Esta es una tímida incursión.

martes, 7 de octubre de 2008

un escritor escribe (Roma)... aunque a veces demasiado

Star Trek no me entusiasma nada, ni las películas ni mucho menos la serie. Está claro que prefiero La guerra de las galaxias. Pero no quiero poner en evidencia a los trekkies (término curiosamente parecido al anglicismo friki), sólo mostrar lo difícil que puede ser escribir un guión, incluso filmarlo, sobre todo cuando uno se repite:



o hace variaciones de la misma frase, como en un ejercicio de aprendizaje de idiomas; "rellene el espacio en blanco con la palabra adecuada, I'm a doctor, not a _ _ _":



y lo mejor, no por cómico (más bien por ridículamente humano), cuando a uno se le ocurren cosas tan trepidantes:

martes, 30 de septiembre de 2008

Babylon, de Mathieu Kassovitz


Guiados por el indiscutible liderazgo de nuestro aclamado mesías cinéfilo, algunos de los miembros de este club caímos (voluntariamente) en la trampa y perdimos un par de horas de nuestra vida con esta mamarrachada francesa (pues gabachos son el sobrevalorado director y el pedante, según el parecer de los críticos de la revista Gilgamesh, autor de la novela). De nuevo una memez de nuestros vecinos, encabalgados en su complejo de inferioridad audiovisual que compensan con una "sucesión de truculencias" e incoherencias insípidas en este caso o con filosofía nihilista del "todo a cien" como en el caso de, por ejemplo, Dejad de quererme. Y a esto le llaman ciencia ficción... padre Dick, perdónales, que no saben lo que hacen.

viernes, 26 de septiembre de 2008

los estrenos de la semana

Babylon
El niño con el pijama de rayas
El patio de mi cárcel
La desconocida
Passengers
Tropic Thunder
Viajeros y magos
CSNY/Déjà vu

Y cero. Por fin vuelve Cineclub. Este domingo, a las diez de la noche, el estreno de la nueva temporada.

Vicky Cristina (María Elena, Judy, una prima del Maresme...) Barcelona, de Woody Allen


Woody durante el rodaje de la película en Barcelona. Fotografía de Mariano Cruz.

Allen ha sido agradecido y ha salido del apuro insertando un par de escenas rodadas en Oviedo, por aquello del premio Príncipe de Asturias de hace 6 años, en este publirreportaje de la ciudad condal, en la que al parecer se imparte un máster de "identidad catalana". Y he aquí el problema de esta aparatosa, por no decir tramposa, historia típica sobre los tópicos hispanos; la estructura. Allen empotra una historia paralela terciaria para hacer que la historia secundaria tenga una incidencia en la historia principal. Los últimos 30 minutos de metraje son un disparate propio de Almodóvar, haciendo que los personajes de repente se vuelvan locos y estúpidos al capricho de un guión improbable y escandaloso que busca terminar cuanto antes. Aparte de tres o cuatro réplicas ingeniosas al más puro estilo Allen, un par de inteligentes (o astutos) juegos de manos de montaje y dos escenas que Penélope Cruz levanta a pulso ella solita (la película empieza y acaba cuando aparece ella, en realidad), esta dorada postal (por la fotografía amarillenta y calurosa, muy en plan "Barcelona debe ser como Méjico") a mayor gloria (o perjuicio) de Barcelona cae en barrena hacia el limbo de las historias insípidas y vacuas. La Johanson (esa sosa, según nuestro amado Coque), por cierto, no parece saber hacer otra cosa que no sea "perderse en la traducción", y esta vez, literalmente.

sábado, 20 de septiembre de 2008


La TDT ha traído algunas cosas buenas, como la posibilidad de ver las películas y series en versión original (chupaos esa, mercenarios del doblaje) con las que los canales atiborran sus parrillas. Como decía Robin Williams en El rey pescador, a veces entre la basura se encuentran pequeñas perlas, como esta estupenda serie titulada Big bang. Para hacerlo perfecto, Antena 3 podría gastarse algunas perras en subtitularla.

viernes, 19 de septiembre de 2008

Los girasoles ciegos, de José Luis Cuerda


Otra película sobre la guerra civil. Aunque esta trata sobre las consecuencias. Después de la lamentable La educación de las hadas, Cuerda nos trae una historia de inopinada sobriedad y aceptable factura. Acaso la intervención de difunto Azcona en el guión haya contribuido a la consecución de una naturalidad oral que, incluso así, se pierde, aunque menos que otras veces para vergüenza del espectador mínimamente exigente. Pero como Azcona no puede hacer nada en la dirección de actores, tarea exclusiva del señor director, se advierte la ¿incapacidad, desánimo, torpeza? de Cuerda. Cámara y Verdú dibujan unos personajes algo anodinos, ensombrecidos por la inicialmente confusa, quizás risible, construcción de Raúl Arévalo, impagable en El camino de los ingleses o en Azul oscuro casi negro, pero que se va ajustando y comprendiendo conforme transcurre, a paso lento pero con buen ritmo, la historia. En definitiva, otra película española sobre la guerra civil que, ¡cáspita!; es potable... mas como el agua, fácilmente digerible y susceptible de eliminarse con admirable facilidad.
Cuerda dedica un portentoso primer plano al austríaco más famoso de la historia, introduciendo indirectamente la relación entre el Régimen y el Reich.

los estrenos de la semana

Atrapado en un pirado
Cuatro vidas
Los extraños
Vicky Cristina Barcelona

A ver cómo anda de salud el gafotas. Quedan 9 días, ojo al dato.

viernes, 12 de septiembre de 2008

2x1, oferta especial, pack de cine español


Lo mejor de Una palabra tuya se concentra en esta imagen. Malena Alterio, una de esas secundarias imprescindibles -lo que no quiere decir que no pueda afrontar papeles protagonistas- de las que el cine español no siempre ha gozado, y Esperanza Pedreño, cuya construcción del personaje de Mari Carmen Cañizares en la serie televisiva Cámera café no tiene precio y del que toma algunos retales para el personaje de Milagros. Bien poco se puede decir de este costumbrista y algo lúgubre cuento con final feliz. Acaso se le podría reprochar más de un bache en la estructura del guión, especialmente hacia el final, la confusa inserción de una secuencia donde no debería (pues hasta ese momento todo sigue un curso lineal) y, como siempre, alguna frase de esas que "se compran en el Carrefour" (maldito doblaje). Por lo demás, lo de siempre, una película de gente sentada hablando de lo mala que es la vida, puf... bueno, tampoco es tan así... ¿lo ven?, tibieza, todo tibieza, ¡qué dulce mediocridad!, qué fácil de olvidar.


Esta es una montaña de estiércol audiovisual, Carlitos y el campo de los sueños. Pareciera que ni hubiese director (un tal Jesús del Cerro), o que fuese uno de los infames niños que pululan delante de una cámara que apenas se mueve del primer al medio plano y vuelta a empezar, sin contar con los repugnantes planos-contraplanos cual adoquines que el director nos tira a la cabeza, en los que rechina como piara de cerdos la discontinuidad propia del rodaje. Salvo Josep María Pou, que seguramente decidió hacer la guerra por su cuenta ante tanto despropósito, el resto de actores e infantería dan bastante pena, por malos o por desanimados, y se convierten en caricaturas tristonas que balbucean palabras sin imprimirles ningún ritmo, ningún entusiasmo, ninguna energía a esta tv movie insoportablemente edulcorada, convencional y aburrida. Por otra parte, parece mentira que nadie en este país haya conseguido rodar un partido de fútbol con un mínimo de sentido común. Lo mejor, es decir, lo único que merece la pena, y estoy siendo muy generoso, son las dos tonterías que hace el chavalín de la foto y un plano del interior de las gradas del Carlos Tartiere. Todo lo demás, a la basura... o a la tele, que es lo mismo.

los estrenos de la semana

El rey de la montaña
Espíritu del bosque
Mi ligue en apuros
Un verano en la Provenza
Wanted (Se busca)
Cien clavos

La última no estará en la cartelera sevillana. Atención porque se acerca el momento de que los chicos del Cineclub retomen las ondas.

martes, 9 de septiembre de 2008

De impostores e idiotas


La imagen superior corresponde a la película bautizada en España como Zohan: licencia para peinar (otra desternillante muestra del ingenio de los distribuidores). Siendo una comedia de Adam Sandler, cualquier intento serio de hacer una crítica puramente cinematográfica es inútil, pues esta clase de "precocinados" no tienen mayor mérito (y es bastante) que el de animar una tarde de domingo en casa cuando la ponen por la tele. La cuestión por la que traigo aquí esta locura surrealista de Dennis Dugan no es sin embargo el mensaje político que la impulsa, siguiendo las bondadosas directrices ideológicas de la Alianza de Civilizaciones del presidente del gobierno español. La cuestión, una vez más, es el sufrimiento humillante y hórrido al que nos somete el invento más desgraciado desde la bomba atómica: el doblaje. El doblaje es una plaga, un cáncer, una especie de pesadilla consuetudinaria, y no por ser la elección mayoritaria ha de ser la correcta. En fin, porque a todo el mundo le guste el café, el tabaco o los Beatles tanto como a las moscas les deleita el sabor de los excrementos bovinos no vamos a implantar un sistema que no sólo se caga (nunca mejor dicho) en el trabajo de otras personas sino que además sirve como arma de manipulación, entre otras muchas cosas que ya he mencionado en este mismo foro. El doblaje de Zohan es pésimo, como el de cualquier película estrenada en España, aunque este lo es por duplicado pues a veces ni siquiera es inteligible. Recuerda un poco al de esa horrenda creación de la factoría Lucas que es el repugnante Jar Jar Binks. Para colmo, además, anuncian esta película

(aquí se llamará Hermanos por pelotas... pelotas tiene la cosa, ¡rediós!)
usando como "señuelo" que Santiago Segura y Florentino Fernández pondrán la voz chispeante y divertida a esta comedia. Pues ya puestos, que pongan su imagen también, total, qué más da. Me pregunto si la gente compraría los discos... (no seamos ingenuos) si la gente se bajaría los discos de los Beatles en caso de que la voz de un tal Sergio Dalma (que también es cantante, ¿no?) sustituyera a la de Paul McCartney.

viernes, 5 de septiembre de 2008

jueves, 4 de septiembre de 2008

Wall-e, de Andrew Stanton


Alarde visual, portento imaginativo, ingenio, gracia... Wall-e es una estupenda película que sin embargo pierde altura en la segunda mitad, curiosamente, cuando la historia empieza a contarse de forma oral. Acaso la introducción de personajes que contradicen la convención estética interna (si al principio aparece un actor real, me resulta incoherente que en la segunda parte sean dibujos) remata un delicioso cuento con moraleja que podía haber llegado a más altas cotas.
No obstante, el diseño de cada elemento escénico de Wall-e es un deleite audio-visual, un asombro. Los personajes están perfilados con maestría canónica, y se podría hablar además de un guión perfecto si no fuera por esa parte final en la que se recurre al consabido "rescate en el último momento" en una de sus múltiples variantes. El protagonista de Wall-e, una mezcla entre E.T. (difícilmente Wall-e supondrá en estos tiempos lo que supuso el bichejo de Spielberg para aquella generación) y los abnegados robots de Naves misteriosas (con la que comparte la moraleja ecologista, entre otras muchas cosas), es un adorable muñequito de inocencia y luminosidad infinitas cuyos trazos son marca de la casa en cuanto a la construcción de personajes, para ejemplo un botón: Eva, Auto o M-O.


Entre los muchos detalles y guiños habituales en estas películas (hace gracia, por ejemplo, tontunas como que la carga completa de energía de Wall-e se anuncie con el mismo sonido con el que se inician los ordenadores Mac), los espectadores españoles que no vivamos en un ciudad medianamente civilizada nos perderemos el de la voz de la Weaver, que, después de llevar "mucho tiempo en el espacio" (véase Alien 3), sucumbe a los efectos de los rayos cósmicos y muta en ordenador de a bordo de la nave Axiom (nombre que los guionistas han usado como diciendo...). Pero qué más da, la voz de la mercenaria que tira por tierra el trabajo de Sigourney incluso merece un lugar en los títulos de crédito... puaj.
Uno no puede dejar de pensar en el cine español cuando se encuentra ante ejemplos de tan estimulante y poderosa creación como Wall-e. No haré leña del árbol caído (arbusto feúcho y yermo, más bien), pobrecito mío, pero como detalle último añadiré el divertido ejemplo a seguir, en cuanto a capacidad creativa, que son los créditos finales o el cortometraje que precede a la película, Presto.

domingo, 31 de agosto de 2008

cortometraje de la semana (con cariño para Coque)


Tiempo ha este blog se caracterizaba por publicar con cierta regularidad un cortometraje que a alguno de los ingredientes del gran gran gran Cinemaclub Doctor Caligari les hubiese llamado la atención. Retomando pues tan sana iniciativa, al menos por hoy, dejo el enlace a la página de Televisión Española, que ha tenido la feliz idea de habilitar un pequeño espacio para las prácticas (finales) conjuntas de los alumnos de la Ecam. De momento sólo aparecen las de las dos últimas promociones; http://www.rtve.es/television/cortosdelaecam.shtml

viernes, 29 de agosto de 2008

los estrenos de la semana

Hace mucho que te quiero
Hellboy: El Ejército Dorado
Los girasoles ciegos
Star Wars: The Clone Wars

¿Quién se creyó lo de la nonalogía galáctica del papitas Lucas? Siempre mantuve que nunca hubo tal proyecto, y creo que ha quedado suficientemente demostrado con los pestiños de la presunta trilogía inicial y con la chorradita de videojuego que estrena ahora.

viernes, 22 de agosto de 2008

Dejad de quererme, de Jean Becker


Según la Real Academia Española de la Lengua, en las acepciones de la palabra decencia, encontramos estas definiciones: "Recato, honestidad, modestia. Dignidad en los actos y en las palabras, conforme al estado o calidad de las personas". Resalto los conceptos más interesantes en lo que respecta a la crítica de esta película indecente. Aparte de aburrida y convencional, y francesa, esta memez con ambiciones solemnes (como casi todo el cine francés) ni es honesta ni es digna, pues juega sucio con el espectador confundiéndole con tramposas escenas para llevarle por senderos brumosos y asombrarle e iluminarle al final con una sorpresa, al estilo fullero de Amenábar (especialmente en Los otros). Si hay algo que no soporte del cine son los trucos de magia o los deus ex machina con los que guionistas mentecatos y/o directores divos quieren hacer pasar por banquete las sobras para el perro.

los estrenos de la semana

Bangkok dangerous

Carlitos y el campo de los sueños

Space chimps: Misión espacial

Street dance

Una palabra tuya

Zohan: Licencia para peinar

Garage

Lo más curioso es cómo, no sólo aguanta, sino que refuerza el número de pases Antes de que el diablo sepa que has muerto en el Alameda, ¡cansino!

sábado, 16 de agosto de 2008


La de Phoebe sobre la camisa es una de las mejores réplicas de guión que se han escrito.

Extras. A propósito, resulta paradójico que un tugurio herciano como Telecinco sea el que más horas en v.o. con subtítulos emite en sus canales de TDT. A ver si aprende Canal Copla, digo Canal Paleto, digo Canal Sur... uf.

miércoles, 6 de agosto de 2008

los estrenos de la semana (parte I)

WALL·E (Batallón de limpieza)

Y llegó el día del bicho de Cortocircuito. A Antena 3, como con el estreno de la tercera parte de La momia, le ha faltado tiempo para recuperar una película relacionada, en este caso la de John Badham de 1986 (acabo de mirar el IMDB, je). Para escarmientos posteriores, me arriesgo a decir ahora que tiene buena pinta.

Hancock, de Peter Berg


Cuando de repente se encuentra uno con Charlize Theron en una película como esta empieza a sospechar. Pero el personaje que interpreta esta diosa (y no lo digo con afán platónico) es lo más sorprendende en Hancock. Anacronismos y convenciones hollywoodienses aparte, la película se deja ver a veces con entusiasmo y a veces con asombro. Siendo una película de acción sin grandes exhibiciones de efectos especiales, lo mejor está en el guión y en el giro que da la historia cuando la surafricana dice "aquí estoy yo". Al final de la proyección, pensando en si una historia como esta tendría sitio en la paupérrima y convencional producción española, llegué a la conclusión habitual; no hay productores, y si los hubiere, no tendrían la alegre valentía de dar una oportunidad a un guión con tan estimulantes ideas.

lunes, 4 de agosto de 2008

Kung fu panda


Este señor es Jack Black y su voz es la del personaje que aparece detrás, Po, el oso de Kung fu panda. Los responsables del proyecto de Dreamworks pensaron en Black, y luego en Dustin Hoffman, en Angelina Jolie o en Lucy Liu. Yo diría que nadie en la productora se levantó un día y dijo, ¡córcholis, pero si Florentino Fernández es el tipo adecuado para esto! Se trata de una película de dibujitos, pero aún así. En fin, me parece que hay que tener un poco de respeto al trabajo de los actores; es como comerse un bocadillo en una representación teatral, la gente es que no tiene educación ninguna, y bueno, no viene a cuento, pero es que este es un país de brutos, qué le vamos a hacer. La peli bien, cómo si no.

los estrenos de la semana

Dejad de quererme
Hellion: El ángel caído
La momia: La tumba del emperador Dragon

No es el momento adecuado para hacer la reseña de los estrenos, pero es que este blog no iba a quedar fuera de campo del estío... ¡yo me entiendo! En fin, que entre unas cosas y otras, hala, las películas, ¡fanáticos!

martes, 29 de julio de 2008

Prométeme, de Emir Kusturica


Así de turbulento y multitudinario es el cine del serbio, así de gitano y flamenco, podríamos decir, pues no hay un sólo segundo en la película en que deje de sonar la música popular serbia y todo sea excesivo y escandaloso. Siempre me había resistido a hincarle el diente a tan exuberante y aparatoso director y creo que tenía razón en hacerlo. La película es un ruidoso y confuso despliegue entre Airbag y Amelie, en la que hay alguien incluso que quiere encontrar feroces denuncias sobre la trata de blancas o la corrupción política... pues ni idea. Entre el hombre bala que no deja de revolotear y las castraciones de toros y chulos, Kusturica monta una tira cómica en la que a veces no sabe cambiar el tono con elegancia, embutiendo personajes salidos de una película de Capra en la que hubiesen repartido estupefacientes y alucinógenos como catering. Lo único que se puede salvar del revoltijo es la escena en la que, al son del portentoso himno soviético (podría ser incluso la Internacional, siempre los confundo), el abuelo y la atleta rompen a llorar.

domingo, 27 de julio de 2008

Escalofrío, de Isidro Ortiz


Se llama Eskalofrío, el cartel es en blanco y negro con las letras en rojo y muestra una imagen "escalofriante" de una niña... se han tomado la molestia de que todo nos lleve a pensar que se trata de una película de miedo, ¿no?, pues no, es de susto, que no es lo mismo. De susto porque se recurre al viejo truco de dar un repentino hachazo de música en una escena silenciosa para encoger el corazón de los espectadores. Los ya iniciados nos olemos el pastel y estamos prevenidos, lo que no nos evita el dolor en los tímpanos. Eskalofrío está contada de forma grosera; le sobran las escenas incial y final, lo que no es necesario ser contado se hace explícito hasta la náusea y lo que requiere cierta destreza narrativa se deja al pairo de los acontecimientos o al abracadabra de un cuarteto de guionistas inútiles. Los jóvenes actores son más bien jóvenes actuantes y a veces cuesta entender si hablan en español o en rumano. Aunque es de alabar que en la pequeña y débil industria cinematográfica española alguien se atreva a producir curiosidades como esta, no podemos dejar de observar un molesto apego a las peores convenciones estéticas del cine estadounidense, como el uso abusivo de la música (¿nadie se da cuenta de que produce el efecto contrario al que se pretende?), unos diálogos comprados en el Carrefour (como diría Manolo Matji, uno de mis profesores en la Ecam... esto va por ti, Coque, cariño) y la ya mencionada incapacidad de contar las cosas sin necesidad de azares u hórridos flash backs, que como en este caso, terminan de enterrar en estiércol un producto de ínfimo valor cinematográfico. Por último, si alguien sabe qué se consigue sustituyendo la c por la k en el título que me lo diga, por favor, que le invito a un Petisuí.

martes, 22 de julio de 2008

Viaje alrededor del mundo (cinematográfico)


Sí sí sí, estamos perdidos; no hay señales de Marta ni Mariano desde la reunión en la cumbre para seguir las peripecias de Seom (La isla, para los más faltuscones) y los Álvaros andan por las ínsulas del Mare Nostrum (esas que algunos quieren anexionar -der Anschluβ- a su ambiciosa idea de los paixos catalans). Pero queda este grumetillo en el puente para guiar la nave. Si nuestro amado director deambula por Ibiza buscando los escenarios donde se rodó Lucía y el sexo, uno no es menos y se topa con esta curiosidad en una bonita ciudad malagueña. Un dólar al que adivine cuál es, ea.

domingo, 20 de julio de 2008

La isla, de Kim Ki Duk


Resuelto el trámite de ver La isla para el debate de la sección "¿Qué película de las que recomienda Coque queréis que comentemos?", mi opinión sobre la misma y sobre el cine de Ki Duk, especialmente después del empacho de Aliento, pierde enteros en mi Íbex cinéfilo. Reconozco que mi estado de ánimo ahora mismito no es el más adecuado para ponerme a comentar nada (estoy escuchando además a Sigur Ros, con saña, eso lo dice todo), pero aún así me parece que soy ecuánime cuando digo: Kimki, ¡que te den, pesao!
A ver si me animo...

jueves, 17 de julio de 2008

los estrenos de la semana

A soap (Enjabonado)
Escondidos en Brujas
Eskalofrío
Garage
Hancock
Soy un cyborg
Tropa de élite
Yo serví al rey de Inglaterra

En lo más crudo del crudo verano se anuncian las líneas principales del próximo festival de cine de Sevilla; Dinamarca, Lean y Boráu. Mientras tanto, los cinéfilos ya hemos visto La isla y se espera que de un momento a otro aportemos nuestras más rabiosamente interesantes opiniones sobre la cuestión.

viernes, 11 de julio de 2008

los estrenos de la semana

Dos colgaos muy fumaos: fuga de Guantánamo
Gente de mala calidad
Kung Fu Panda
Posdata: Te quiero
Prométeme
Un novio para Yasmina

Este es el fin de semana de los osos karatekas. Excepto en el Cervantes, ocupan todas las salas de la capital. A la patrulla cinéfila les hacía gracia Gente de mala calidad, a ver si nos animamos y vemos algo... (que no tenga que ver con los amores platónico-cinematográficos de Coque).

martes, 8 de julio de 2008

Aliento, de Kim Ki Duk


Inopinadamente los chicos del Cineclub nos fuimos al Avenida a ver la última fast-film del coreano este, un tipo que pudo muy bien haberse quedado en Francia haciendo rollitos de primavera, verano, otoño, invierno y luego otra vez primavera. Trasvasada su admiración por Medem hacia el chinorri, Coque nos empujó (y debió también invitar) a las repetitivas fauces de un Duk, Quinqui, que ha puesto el piloto automático y empieza a autofagocitarse (primeros síntomas en Time). La estructura cíclica que tanta gracia me hizo en Time y el asombroso dominio del lenguaje visual por encima (gracias a Dios) del oral de Hierro 3 se conjugan aquí pero sin la potencia ni la luz de antaño, construyendo esta historieta sin más materia cinematográfica que el celuloide que la contiene. No es que Aliento sea mala como, según Coque, Samaritan girl, es que ya no nos la cuelas, tío.
Por otra parte, Mariano nos dio la paliza con una cuestión misteriosa que elevo ahora a categoría de debate público; ¿por qué el protagonista de Hierro 3 lava la ropa en el suelo del baño? Observen este vídeo ilustrativo a la altura del minuto 3:48 ó vean la película.